Los 5 “errores” más frecuentes en los anuncios inmobiliarios.

Comprar una vivienda puede ser una de las situaciones más estresantes que atraviesa una persona a lo largo de su vida. Además de requerir una importante inversión económica, supone atravesar un largo proceso analizando el mercado, visitando viviendas, negociando con propietarios y bancos, y gestionar una gran cantidad de documentos hasta firmar la operación. En todo este recorrido la búsqueda se hace más tediosa cuando el potencial comprador descubre que muchas de las propiedades que se anuncian en los portales inmobiliarios acumulan “inexactitudes” sobre sus cualidades.

Estos trucos de ciertas inmobiliarias o agentes faltos de profesionalidad suponen para el potencial comprador perder muchas horas de su tiempo visitando propiedades que no cumplen con sus expectativas. Las soluciones pasan por pedir aclarar cada uno de los datos por teléfono antes de realizar una visita a cualquier propiedad o contar con un asesor inmobiliario que nos ayude en la búsqueda y compra de nuestra vivienda.

Estos son algunas de las inexactitudes que encontramos con más frecuencia a la hora de buscar una propiedad en el mercado inmobiliario español:

  1. Excelente ubicación. Este es uno de los trucos más habituales para llamar la atención sobre una vivienda. Ocurre especialmente con viviendas en la costa de Alicante, en zonas cercanas al mar o que dan a entender unas vistas estupendas para, una vez allí, descubrir que la ubicación no era la que habíamos imaginado. No tanto porque en el anuncio lo mencionara sino porque la falta de una dirección exacta nos lleva a error y ubicar una vivienda muchas veces donde nos gustaría que estuviese. Escapa de la  la subjetividad respecto a la cercanía de las viviendas en la playa con expresiones como “primera línea” o “cerca del mar”, y solicita la dirección exacta antes de desplazarte hasta allí para encontrarte algo muy diferente a lo que habías imaginado.
  2. Superficie: 100 metros cuadrados. Terraza de aproximadamente 25 metros cuadrados, amplia cocina… estas son algunas de las indeterminaciones que encontramos con mayor frecuencia, debido a la falta de profesionalidad o de la famosa picaresca española.  La superficie de una vivienda es sencilla de obtener con exactitud, por lo que desconfía de las casas de “aproximadamente” 100 metros cuadrados ya que, con frecuencia, la superficie real será de mucho menos. Asimismo la profesionalidad de la inmobiliaria anunciante dejará bastante que desear, pues calcular una superficie exacta de una habitación no lleva más de un minuto.
  3. Piso acogedor, piso con muchas posibilidades, ideal para parejas… todas estas expresiones que podemos encontrar en cualquier anuncio son eufemismos de lo mismo: se trata de un piso pequeño y, probablemente, mal distribuido. ¿Posibilidades? Sí, destruirlo por completo para rehacerlo de nuevo. ¿Ideal para parejas? Claro, no cabe nadie más. Nuestra recomendación: solicita un plano de la vivienda o una descripción más completa antes de acudir a ver viviendas “acogedoras”.
  4. Estupendo piso para entrar a vivir. Desde luego, esta definición es muy subjetiva. Muchos compradores podemos interpretarlo como que solo es necesario pintar. Otros asumirán que necesita alguna pequeña reparación, y otros que ni siquiera será necesario pintarla.  Asimismo es posible vivir en viviendas construidas o reformadas hace 30, 40 o 50 años, lo que no quita que sea necesaria una actualización. Detrás de este llamativo titular pueden encontrarse viviendas de todo tipo, desde viviendas de obra nueva completamente amuebladas y equipadas hasta viviendas del siglo pasado.
  5. Gastos de comunidad: 100 euros. Sin embargo, tras realizar las debidas averiguaciones, nos hemos encontrado con que la comunidad de propietarios ha puesto en marcha una derrama que supera enormemente la cuota habitual de 100 euros. Y el problema no es en sí dicho importe, sino que no se informe al futuro comprador de dicha situación, ni en el anuncio ni al solicitar información posteriormente. Por ello, consulta con vecinos o con el administrador de fincas (con la autorización pertinente) la situación de la comunidad de vecinos y las posibles derramas o pagos futuros que te pudieran afectar.

Si deseas encontrar tu casa ideal y ahorrarte estas situaciones, contar con un personal shopper inmobiliario puede ser la solución para preocuparte únicamente por encontrar tu casa ideal y contar con un equipo de profesionales para ayudarte en la negociación, preparar toda la documentación y sobre todo, encontrar tu casa ideal. Cuenta con nosotros para ayudarte.