Guía Inmobiliaria Alicante Alquiler.

Inmobiliaria Alicante Alquiler Cartel.

Inmobiliaria Alicante Alquiler: ¿Por qué alquilar mi piso en Alicante?

Inmobiliaria Alicante Alquiler presenta esta guía para aportar información sobre el alquiler de viviendas en Alicante, dando respuesta a las numerosas preguntas que se plantean los propietarios a la hora de alquilar un piso en Alicante. Veamos en esta primera parte por qué es una buena idea alquilar tu vivienda si se encuentra vacía. Rentabilizar la inversión que supone la compra de un inmueble o ayudar al pago de la hipoteca son algunas de las principales razones.

Tener una casa vacía es caro, especialmente si ésta cuenta con hipoteca. Sólo los gastos fijos como el IBI, la comunidad, el seguro de hogar o los mínimos de la luz y el agua pueden suponer el desembolso de varios miles de euros anuales por vivienda, al que habría que sumar el coste del préstamo hipotecario si estamos pagando la vivienda.

Por esta serie de gastos, sumado a la dificultad de la venta de pisos en Alicante con miles de viviendas disponibles, una opción a considerar para los propietarios de viviendas vacías puede ser su alquiler. Y es que la rentabilidad bruta del alquiler de viviendas en Alicante ciudad se encuentra por encima 6% según muestra un estudio realizado por el portal inmobiliario Idealista.

Las ventajas de alquilar una vivienda deshabitada son:

–    Rentabilizar la inversión que supone comprar una vivienda.

–    Afrontar los costes que tiene la propiedad de un inmueble.

–    Ayudar al pago de la hipoteca, si la hay.

–    Una casa habitada se mantiene en mejores condiciones que una vacía.

–    El alquiler de un piso permite obtener un beneficio a la vez que se mantiene la propiedad.

Asimismo también existen algunas desventajas de alquilar un piso en Alicante, como pueden ser:

–    El propietario deja de tener el piso disponible durante un tiempo.

–    Se asumen una serie de responsabilidades de cara a mantener la vivienda en buenas condiciones y para gestionar la relación de los inquilinos con el resto de vecinos.

–    Posiblemente haya que hacer alguna pequeña obra o acondicionamiento para poner la casa a punto.

–    El riesgo que supone un impago o el temor a que la casa sufra desperfectos. Este punto puede minimizarse con especialistas en el alquiler de viviendas en Alicante como Inmobiliaria Alicante Alquiler, con una cuidada selección del inquilino o la disponibilidad de seguros para estas situaciones, e incluso la exigencia de un aval al inquilino.

Las 6 claves del propietario para alquilar una vivienda con seguridad.

Aunque alquilar una vivienda vacía tiene numerosas ventajas, el miedo a un impago por parte del inquilino o a que la vivienda sufra daños desincentiva a muchos propietarios. En Inmobiliaria Alicante Alquiler mostramos diferentes alternativas con las que cuentan los propietarios para alquilar una casa de forma segura, entre las que destacan la cuidada selección del inquilino o la contratación de seguros que cubran impago y daños.

El propietario tiene una serie de alternativas para tener la seguridad necesaria para alquilar un piso en Alicante y evitar sobresaltos. Son las siguientes:

  1. Hacer una cuidadosa selección del inquilino.

El mejor remedio para evitar los quebraderos de cabeza que supone dar con un inquilino moroso es la prevención. En Inmobiliaria Alicante Alquiler creemos que cuidar la selección del inquilino es uno de los aspectos más importantes a tener en cuenta en el proceso de alquilar una vivienda con seguridad.

Para conocer la solvencia de un arrendatario podemos solicitar su nómina y contrato de trabajo, con el fin de comprobar su capacidad de pago y estabilidad laboral. Además, existen diferentes registros de morosos que poder consultar en los que averiguar si el potencial inquilino ha tenido ya incidencias de pago con anterioridad  y, en tal caso, estar prevenido para poder pedir otro tipo de garantías o rechazar al inquilino.

Este punto puede ser mucho más fácil si se gestiona el alquiler a través de un profesional como Inmobiliaria Alicante Alquiler,  ya que si bien el potencial inquilino puede ser reacio a entregar sus datos personales y económicos a un particular, se mostrará más dispuesto a que el estudio de riesgo lo realice un profesional inmobiliario.

  1. Pedir garantías adicionales al alquilar vivienda.

Además del pago de la fianza –que cubre posibles desperfectos en la vivienda provocados por el inquilino a término del contrato-, la ley permite que se establezca cualquier tipo de garantía del cumplimiento de las obligaciones de pago de manera adicional en el momento de firmar el contrato

A través de esta garantía adicional (por ejemplo,  a través del pago de una mensualidad extra) se trata de cubrir las obligaciones de pago no satisfechas por parte del inquilino o los desperfectos que éste pueda provocar en la casa. Su importe es libre por acuerdo entre propietario e inquilino

  1. Exigencia de aval.

El aval es un respaldo que da un tercero sobre los pagos que asume el inquilino. En caso de que éste dejara de pagar, será el avalista el responsable de saldar la deuda como si fuera suya. En el caso del alquiler de viviendas, el propietario puede exigir dos tipos de avales:

  • Aval personal: otra persona, generalmente un familiar, puede avalar los pagos del inquilino. En caso de que éste dejase de pagar, sería el avalista el que respondiera de la deuda
  • Aval bancario: en este caso es una entidad financiera la que responde de los pagos si el inquilino deja deudas pendientes. Por la solvencia que se les supone, este tipo de entidades resulta más fiable de cara a dar seguridad al propietario. El problema es que el inquilino puede tener dificultades para conseguirlo, ya que el banco para dar este aval puede, en función del perfil del potencial inquilino, avalar los pagos durante sólo una determinada duración de tiempo (por ejemplo seis meses o un año, plazo después del cual tendrán que ser renovados) , con un coste asociado; o pedir que el inquilino deje depositado el importe del aval en el banco (por valor de varios meses de alquiler) durante el tiempo que dure el alquiler del piso. Ésta es la práctica más habitual. El problema es que muchos inquilinos no dispondrán de esta cantidad de dinero para dejarla en depósito.

Tanto por el coste como por la dificultad a la hora de conseguir un aval, la exigencia por parte del propietario de este requisito puede actuar como freno para conseguir encontrar un inquilino

  1. Someter el contrato a arbitraje.

En Inmobiliaria Alicante Alquiler trabajamos con esta opción aportando una seguridad extray rapidez al solucionar cualquier imprevisto. Se trata de una vía de resolución de conflictos alternativa a la vía judicial y regulada por la ley. Consiste en que tanto el inquilino como el arrendador firman un anexo al contrato en el que, en caso de conflicto, acuerdan someterse a la decisión que tome un árbitro imparcial con el fin de solucionarlo

De este modo, en caso de impago de la renta, un árbitro mediará en el conflicto, sin necesidad de recurrir a la vía judicial ni contratar abogado y procurador, para tratar de encontrar una solución, habitualmente menor a un plazo de treinta días desde que surge el conflicto.

  1. Seguros de impago o desperfectos para el alquiler de viviendas.

Una alternativa interesante a considerar a los avales o garantías adicionales que se exigen al inquilino es la contratación de seguros que cubran los impagos o desperfectos ocasionados por el inquilino en la vivienda. De este modo se evita el esfuerzo de pago inicial por parte del inquilino que requiere la constitución del aval o la entrega de una elevada fianza y que puede llegar a ser inasumible cuando no se tienen suficientes ahorros

Inmobiliaria Alicante Alquiler podrá asesorarle sobre la oferta de diferentes compañías de seguros con un abanico de coberturas que cubren diferentes supuestos: impago por parte del inquilino, daños ocasionados en la vivienda, gastos judiciales de abogado y procurador en caso de tener que llegar al desahucio, etc.  El coste dependerá de la cobertura de la póliza, es decir, de la cantidad de dinero asegurada en caso de impago o daños, así como de la renta de la vivienda y de la compañía aseguradora elegida.

  1. Alquilar a través de inmobiliarias especializadas como Inmobiliaria Alicante Alquiler.

Una opción a considerar es contar con un profesional inmobiliario especializado en el alquiler de pisos en Alicante para intermediar en el alquiler y aportar garantías, tanto al arrendador como al arrendatario . El propietario ofrece su piso recibiendo la garantía de que su piso va a estar cuidado, con lo que gana en tranquilidad. Por su parte, el inquilino se beneficia de un la intermediación de profesionales en el caso de que surja un problema en la vivienda.

Inmobiliaria Alicante Alquiler: Cómo encontrar al inquilino ideal.

Cada vez más propietarios buscan en el alquiler de pisos en Alicante una forma de rentabilizar su vivienda vacía. Veamos ahora en esta guía sobre el alquiler de viviendas en Alicante los 10 puntos que deben seguir los propietarios para embarcarse con éxito en la aventura de alquilar un piso, lo que incluye dar a conocer el inmueble de manera adecuada y acertar con el inquilino escogido.

Inmobiliarias alicante alquiler pisos

1) Publicitar adecuadamente el alquiler de vivienda.

Dar a conocer los pisos en alquiler en Alicante a través de profesionales del sector o portales inmobiliarios será el primer paso para que llegue a las personas que están buscando pisos en alquiler en Alicante. Es importante ofrecer una información veraz, para que los posibles interesados sepan de antemano cómo es la casa y las condiciones que se ofrecen, y que de forma natural lleguen visitas a la vivienda.

2) Contar con consejo profesional. Inmobiliaria Alicante Alquiler.

Recurrir a una agencia inmobiliaria en Alicante especializada en el alquiler de viviendas para que nos ayude a alquilar o incluso a gestionar el arrendamiento una vez éste se firme puede ser muy útil por varios motivos. Además de ayudarnos a establecer un precio adecuado por la vivienda, también nos ayudará a acertar en la selección del inquilino y nos asesorará a la hora de firmar el contrato. Incluso, en algunos casos, podrá encargarse de la gestión posterior de la vivienda para mayor comodidad y seguridad del propietario.

3) Establecer el perfil del inquilino ideal.

Podemos querer alquilar la casa a un determinado tipo de perfil de personas (parejas con hijos, estudiantes, personas sin animales, etc) porque creamos que va a cuidar mejor de la casa. Lo que tenemos que saber es si tenemos un inmueble adecuado para ellos o si tenemos que dirigirnos a otro público objetivo en función de las características del piso.

4) Exigir una cierta estabilidad laboral al alquilar mi piso en Alicante.

Si el inquilino cuenta con un trabajo estable en principio será más solvente y nos dará más garantías de pago. Un estudio del perfil del inquilino por Inmobiliaria Alicante Alquiler puede servirte de gran ayuda para ganar en tranquilidad.

5) Investigar algo más al inquilino con su permiso.

El propietario puede pedir referencias al potencial inquilino, como si de una oferta de trabajo se tratase. También se le puede pedir algún informe que acredite su reputación como pagador, por ejemplo en otros pisos de alquiler en los que haya vivido, o hablar con la empres donde trabaja.

6) Tu tranquilidad vale mucho, no todo es el dinero.

En Inmobiliaria Alicante Alquiler sabemos bien que además de que el inquilino pague, también interesa que cuide bien la casa. Por eso, además de la solvencia, interesa valorar la impresión que nos cause la persona y la confianza que nos transmita. A veces será interesante incluso hacer una rebaja en la renta pedida por el piso si a cambio el inquilino nos transmite seguridad y tranquilidad durante el tiempo que dure el contrato

7) Solicitar una fianza al comienzo del alquiler de la vivienda.

Es de obligado cumplimiento según la ley de arrendamientos urbanos (LAU), y debe ser equivalente a una mensualidad de renta cuando se alquila una vivienda. Hay que recordar que esta fianza tendrá que ser depositada de manera obligatoria en la Conselleria de Hacienda de la Generalitat Valenciana. Servirá para que el casero pueda cubrir los posibles desperfectos que la vivienda haya sufrido por culpa del inquilino cuando finalice la vida del contrato o los pagos que el inquilino deje pendientes.

 8) Contratar un Seguro de Alquiler.

El propietario puede contratar un seguro de alquiler que incluye una garantía de cobro en el caso de impago de la renta por parte del inquilino, la compensación por vandalismo o deterioro del inmueble y la cobertura de los gastos de un abogado, si el titular de la póliza lo requiere. Hay varios tipos de pólizas en función de la cobertura de protección que se desee. En Inmobiliaria Alicante Alquiler podemos asesorarle en esta materia.

9) Desconfiar del inquilino perfecto.

En ocasiones un inquilino a priori perfecto (promete no hacer fiestas, tener personal para limpiar la casa, contar con un trabajo estable…) puede resultar ser ser un estafador profesional, que sabe lo que quiere escuchar el propietario y le regala los oídos. Por eso, no hay que caer en la tentación de dejarse impresionar por el inquilino perfecto, sino que conviene indagar un poco más antes de firmar el contrato.

¿Qué precio pongo al alquilar mi piso? Cuente con Inmobiliaria Alicante Alquiler.

Una de las primeras preguntas a las que me enfrento como propietario cuando decido alquilar mi piso en Alicante o alquilar mi casa es cuánto pedir por el alquiler. Este factor será fundamental a la hora de encontrar un inquilino, por lo que se debe fijar con cuidado el valor desde el primer momento. Veamos en qué puedes basarte para fijar un precio adecuado para alquilar una vivienda, como por ejemplo la evolución del precio de los alquileres en la zona, el valor que podría tener la vivienda en venta o el asesoramiento de un profesional inmobiliario especializado en alquileres como Inmobiliaria Alicante Alquiler.

A la hora de fijar el precio para una vivienda en Alicante, y posteriormente su precio en alquiler, influirán diferentes factores:

  • Localización:  Dependiendo de la zona donde se encuentren, el precio de los pisos en alquiler en Alicante variará y será necesario fijar un rango inicial en función del precio de pisos en alquiler similares.  Sin embargo, también influirá dónde se localiza exactamente la vivienda, ya que en cada barrio existirán preferencias por conseguir un piso en alquiler en las calles o avenidas principales.
  • Disponibilidad de zonas verdes, deportivas o infantiles en la vivienda o en las cercanías: los servicios de los que disponga la vivienda en su proximidad a influirán enormemente en la renta que el inquilino esté dispuesto a pagar.
  • Pisos en alquiler Alicante y en la zona: las viviendas situadas en zonas con gran volumen de viviendas en alquiler tendrán que ajustar su precio más que si la oferta es escasa para tener más probabilidades de éxito, ya que competirán con cientos de pisos en alquiler en Alicante.
  • Tipo de Inmueble: Lógicamente el tipo de inmueble es un factor determinante para fijar la renta mensual.  No puede valorarse de la misma manera los pisos en alquiler en Alicante centro que un apartamento o un chalet en alquiler en San Juan.
  • Necesidades del propietario: algunos propietarios prefieren sacrificar parte del beneficio que le ofrece el alquiler de su casa a cambio de obtener cierta seguridad. Así, prefieren poner un precio más atractivo para el alquiler y poder seleccionar los inquilinos cuidadosamente, contando con la ayuda de profesionales especializados en el alquiler de pisos en Alicante como Inmobiliaria Alicante Alquiler. Todo ello aumentará las garantías de encontrar un inquilino que le aporte más seguridad y disminuye el riesgo de cualquier tipo de impago o de problema que el inquilino pudiera provocar.

Diferentes indicadores en los que basarse para fijar el precio de alquiler de tu casa.

Existen diferentes estadísticas que dan el precio medio de los alquileres en cada zona. Un dato interesante a consultar para tener una referencia, aunque de manera muy aproximada ya que no tiene en cuenta las diferentes características de las viviendas (como en qué estado está la casa, si se alquila amueblada o no, o si la renta incluye el pago de determinados gastos como la calefacción o la comunidad) se puede encontrar en los informes de la evolución del precio del alquiler de viviendas en Alicante que publican diversos portales inmobiliarios o el Instituto Nacional de Estadística.

También puede resultar muy útil realizar un estudio para saber qué precio se pide por otros inmuebles similares (por tamaño, características, etc) en nuestra zona, o contar con profesionales como Inmobiliaria Alicante Alquiler

Para determinar el precio adecuado del alquiler también debe utilizarse como referencia el precio de mercado de venta de la casa –que podrá conocerse, por ejemplo, si se dispone de una tasación reciente del inmueble- y a partir de él calcular la renta mensual como un porcentaje de su valor.

Por ejemplo, el plan estatal de vivienda y rehabilitación (pevr 2009-2012) fija la renta máxima anual para el arrendamiento de una vivienda perteneciente a este plan en un valor entre el 4,5% y el 5,5% del precio de compraventa.  Por ello, para una vivienda valorada en 180.000 euros, la renta anual del alquiler estaría comprendida entre 8.100 y 9.900 euros, o entre 675 y 825 euros mensuales.

En la mayoría de casos la mejor de las opciones puede resultar contar el asesoramiento y la gestión de un qeuipo de profesionales especializados como Inmobiliaria Alicante Alquler, que conozca perfectamente la ciudad y la zona donde se encuentre su vivienda en alquiler para determinar el precio adecuado. El consejo de profesionales especializados en el alquiler de pisos en Alicante puede resultar la mejor y la más eficaz arma a la hora de poner una casa en alquiler con rapidez y seguridad.

Si alquilo mi piso vacío: ¿Cuánto tengo que pagar a hacienda?

Algunos propietarios ven en hacienda un freno para sacar su piso al mercado del alquiler por el miedo que les supone tener que pagar muchos impuestos. Sin embargo, este es generalmente temor infundado, ya que si bien el propietario tiene que declarar los ingresos obtenidos con el alquiler, esto no tiene por qué resultar caro, puesto que podrá aplicarse una serie de reducciones, de hasta el 100% en algunos casos. En Inmobiliaria Alicante Alquiler aportamos un asesoramiento global de la gestión de alquileres y podremos responder encantados a cualquier duda sobre temas fiscales o cualquier otro aspecto del alquiler de viviendas en Alicante.

La cantidad percibida por un propietario particular que alquila su vivienda por un alquiler tributa dentro del IRPF (Impuesto de la Renta de las Personas Físicas) como rendimiento del capital inmobiliario, presente en la declaración de la renta que se presenta cada año. No obstante para obtener esos ingresos por el alquiler existen una serie de gastos deducibles y diferentes reducciones que rebajarán la factura final tributaria.

Son gastos deducibles para el propietario que decide alquilar una vivienda:

– Los intereses de la hipoteca para la compra de la vivienda, así como los gastos de reparación y conservación del inmueble (no los de ampliación o mejora).

– Los gastos de formalización del arrendamiento.

–  Los tributos aplicados sobre los rendimientos o sobre la vivienda y los de defensa de carácter jurídico.

–  Los contratos de seguro, como los de responsabilidad civil, incendio o robo.

–  Las cantidades destinadas a servicios o suministros (luz, agua, gas, teléfono) en caso de que los pague el propietario.

–  El importe que se destine a la amortización de la vivienda, por su depreciación efectiva. Este valor se calcula aplicando un 3% sobre el mayor de los siguientes valores: el coste por la compra de la vivienda o el valor catastral, ambos sin incluir el valor del suelo.

El casero podrá además beneficiarse de las siguientes reducciones:

Tras reducir los gastos necesarios para conseguir los ingresos por el alquiler, el arrendador podrá deducirse entre el 60% y el 100% del dinero obtenido en función de la edad y los ingresos del inquilino, tal  como indica el artículo 23 de la ley 35/2006, de 28 de noviembre, del impuesto sobre la renta de las personas físicas:

– Si el inquilino tiene entre 18 y 30 años y unos ingresos netos superiores al valor del iprem (7.455,14 euros actualmente), el casero puede deducirse el 100% de las rentas obtenida.

– En otros casos, la reducción será del 60%.

Peculiaridades en caso de alquilar una vivienda a un familiar.

Alquilar la casa a un familiar puede aportar tranquilidad a muchos caseros, por conocer bien a la persona que habitará su vivienda. En caso de que el inquilino de la casa sea un pariente (se entiende como tal hasta el tercer grado de parentesco), también habrá que declarar los ingresos y la situación será la anteriormente explicada pero con una cierta limitación para evitar la picaresca.

El importe que se declara como ingresado por el alquiler descontados los gastos deducibles no puede ser inferior al 2% del valor catastral, o el 1,1% si este valor catastral ha sido revisado o modificado y hayan entrado en vigor a partir del 1 de enero de 1994, estableciéndose este valor como el mínimo a declarar.

Pasos que debe seguir el propietario para recuperar un piso alquilado en caso de impago.

Las medidas anti desahucio recientemente aprobadas por el gobierno para evitar que los ciudadanos pierdan su casa excluirán a quien viva de alquiler, pero a pesar de ello el temor a que el inquilino no pague sigue siendo un freno constante en la intención de muchos propietarios de alquilar su piso. Veamos los pasos que debe seguir un propietario para recuperar su vivienda alquilada en caso de que el inquilino deje de pagar el alquiler.

El conocido como ‘desahucio exprés’ nació en 2009 con el fin de proteger al propietario ante un impago por parte del inquilino. Pretendía acortar los plazos en el que el casero podía recuperar su vivienda si el inquilino dejaba de pagar y paliar el temor del propietario para aumentar la oferta de viviendas en alquiler en nuestro país. Sin embargo, un año después de la entrada en vigor del desahucio exprés, los expertos ponían de manifiesto que ni el miedo del propietario a alquilar su vivienda se había reducido, ni tampoco se habían notado apenas mejoras en la agilización del proceso de desahucio debido, fundamentalmente, a la saturación de los juzgados

La ley 37/2011, de 10 de octubre, de medidas de agilización procesal,  trató de dar una vuelta de tuerca más al procedimiento de desahucio para aumentar la seguridad del propietario, al aplicar para la resolución de estos conflictos el sistema de juicio monitorio –proceso rápido y sencillo para reclamar la deuda pendiente- y reducir a 10 días el tiempo que se otorga al inquilino moroso para pagar, abandonar la vivienda o presentar las alegaciones por las que se opone al pago. Pasado ese plazo, si el inquilino no se ha decantado por una de estas tres opciones, el secretario judicial es quien fija una fecha para el desalojo del deudor y la recuperación del piso por parte del propietario.

Con todo, la realidad es que el propietario de una vivienda alquilada tarda un mínimo de cuatro meses en recuperar su piso tras el primer impago, según la experiencia de los expertos. Estos son los pasos que en la actualidad deben dar los caseros que se encuentren con un inquilino moroso una vez que se produzca el primer impago:

A) contactar con el inquilino: la mejor solución ante un impago es hablar con el inquilino, para determinar si se trata de un impago puntual y, si así es, buscar una alternativa que satisfaga a las dos partes (dar un plazo para pagar la deuda, buscar alternativas al problema, dar un plazo para abandonar la vivienda, etc).

B) Si se trata de un moroso profesional, aquél que no tiene intención de pagar el alquiler ni de abandonar la casa, habrá llegado el momento ir más allá. El camino a seguir se puede resumir en los siguientes pasos:

  1. Entregar al moroso una notificación con la intención del casero de recurrir a la vía judicial con motivo del impago. Aunque no es imprescindible, la idea es hacer saber al inquilino que la intención del propietario de recuperar su vivienda es firme.
  1. Presentar la demanda de impago por parte del inquilino ante el juzgado de primera instancia.
  1. Esperar a que el juzgado emita el requerimiento al inquilino para que pague la deuda, abandone la vivienda o presente alegaciones, para lo cual éste contará con un plazo de 10 días.
  1. Si el inquilino no paga, no abandona la vivienda o no presenta alegaciones, el secretario judicial procederá a dictar el lanzamiento del inquilino –el desahucio a través de la comisión judicial-. Si el inquilino ha presentado alegaciones por las que se opone al pago de la renta, el juzgado emitirá la fecha de la vista judicial, lo que alargaría el proceso. En ambos casos, el proceso podrá dilatarse meses por la lentitud de los procesos administrativos.

Pese al nombre de ‘desahucio exprés’ , el último punto puede alargarse meses, por lo que el propietario puede tardar más tiempo del deseado en recuperar su piso. Este motivo hace imprescindible un asesoramiento experto como el prestado por Inmobiliaria Alicante Alquiler y un filtro exhaustivo a los posibles inquilinos antes de su entrada en la vivienda, además de protegerse de los impagos con algunas medidas adicionales como la contratación de seguros o la exigencia de avales, entre otras.

Inmobiliaria Alicante Alquiler, podemos ayudarle a alquilar su casa.

Y con esto damos por finalizado este artículo guía sobre el alquiler de viviendas en Alicante. Desde Inmobiliaria Alicante Alquiler estaremos encantados de ayudarle con cualquier duda o gestión que necesite. Estamos en la Av de la Estación 25, 1º B, o en el teléfono 966 103 233.

Inmobiliaria Alicante Alquiler: Somos su mejor opción para la gestión de viviendas en alquiler en Alicante. Llámanos y comprueba por qué.

¿Cómo podemos ayudarle?

¡Le llamamos en unos minutos!

Vender una vivienda.Compra de vivienda.Alquilar mi vivienda.Busco casa en alquiler.Venta de inmueble no residencial.Búsqueda de local comercial.Inversión Inmobiliaria.

Nombre:

Teléfono: