Vender piso alicante salón

Como hemos visto en el otro de nuestros artículos,  hay características a la hora de vender tu casa en las que no puedes influir: la zona en la que se encuentra, vistas u orientación, la antigüedad, etc.

Pero existen otras en las que sí, y son estas en las que debemos poner todos nuestros esfuerzos para conseguir una venta satisfactoria.

 

Solo hay una oportunidad para una buena primera impresión.

 

Antes de entrar en tu vivienda, ¿qué ve el posible comprador?

Una vez que el posible comprador ha encontrado tu casa y se ha sentido atraído por las imágenes que ha visto sobre ella, el siguiente paso es conocer la vivienda en persona.

A la hora de vender una casa o un chalet, el jardín es lo primero que se verá. Será necesario por tanto quitar las malas hierbas y mantenerlo ordenado para aportar la mejor imagen del mismo. En caso de un chalet con piscina, si se encuentra  limpia con el agua cristalina puede resultar enormemente llamativa, o puede ser un contratiempo en caso de que se vea verde y sucia.

A la hora de vender un piso en Alicante, la entrada o el portal será la primera estancia por la que transcurran los posibles compradores. Asegúrate de que no existe basura, suciedad o algún elemento negativo que se pueda arreglar rápidamente.

Previa a la entrada de la casa, un felpudo nuevo es una opción económica y fácil de cambiar, y el timbre deberá estar en buen estado ya que será lo primero que comprobarán. La puerta de entrada de la casa debe estar limpia, brillante y sin marcas o desperfectos de ningún tipo.

 

Al entrar en una propiedad inmobiliaria, ¿qué percibe el comprador?

Amplitud

Para poder apreciar al máximo el espacio de la casa, elimina o traslada los muebles innecesarios, aquellos de más antigüedad o que no aportan nada para la venta de la casa. Despejar las zonas de paso es necesario para poder situarse en el máximo de espacio posible del inmueble.  Una casa ordenada y recogida hará que los posibles compradores se sientan cómodos en ese espacio y se establezca la idea de que esa puede ser su futura casa.

Luminosidad

A la hora de fijar visitas para una propiedad inmobiliaria en venta, es importante conocer en qué franja de tiempo ofrece una mejor imagen por su luminosidad y orientación. De cara a la visita, es necesario abrir las persianas para que entre el máximo de luz natural. Por la tarde, a la caída del sol, las luces compensarán la falta de luz en caso de que la visita se fije en ese momento. Accesorios como lámparas aportarán, además de un diseño moderno fácil de implementar, luz enfocada en los espacios que quieres resaltar. Bombillas led de bajo consumo aportarán buena luz a cualquier hora del día y son un elemento que puede variar enormemente la imagen a la hora de vender tu casa en Alicante.

Limpieza y Orden

El objetivo principal de una visita a un inmueble es que los compradores confirmen la sensación de que la casa que están viendo puede ser el espacio en el que quieren pasar los próximos años de sus vidas.

Nada mejor para eliminar esa sensación que un espacio sucio y desordenado para que sea difícil transmitir positividad y logar vender la casa.

Los cuartos de baño y la cocina son zonas a las que se debe prestar la máxima atención. Para el comprador representa la alimentación e higiene de la familia, pilares básicos de la vida.  Imprescindible mostrar estas estancias limpias, brillantes y totalmente recogidas para que el comprador vea que no es imprescindible un gran cambio para su uso.

Además de una limpieza en los cristales y espejos, fregar los suelos o mantener todo en orden, pequeñas acciones como repasar las juntas de las baldosas pueden dar un aire de nuevo y limpio a cocina y baños.

Si no puedes limpiarlo, píntalo.

Nada aporta un mejor aspecto a una casa en venta que unas paredes impecables y recién pintadas. Si la casa no se pinta en varios años, aportarle un color neutro y sensación de nuevo y limpio puede suponer la mejor inversión para vender una casa en Alicante a un precio mayor y en menos tiempo.

Funcionamiento General

A la hora de comprar una casa, nos  guiamos por la sensación de querer disfrutar de nuestro espacio y de buenos momentos con nuestros seres queridos,  y a su vez evitar tener que realizar un gran trabajo para poder hacerlo posible.

Sobre las distintas instalaciones de la vivienda, los interruptores y enchufes son los más visibles en cuanto a la instalación eléctrica. Es necesario asegurarse de que no estén rotos y que las bombillas siguen funcionando. No poder ver apenas una habitación o un cuarto de baño por una bombilla fundida puede ser un error que nos cueste vender la casa.

En cuanto a fontanería, revisa cisternas y grifos para que no goteen o nos llevemos desagradables sobresaltos acuáticos con las visitas.

En cuanto a puertas y ventanas, habrá que revisar las bisagras para evitar los chirridos de las mismas y comprobar que abren y cierran con facilidad, lo que es imprescindible y fácil de conseguir

Sensación de hogar

Como hemos dicho antes, un comprador busca conocer de qué manera el espacio que hoy es tu casa en venta podrá mejorar y hacer más cómoda su vida. Con pequeños detalles lograremos facilitar que se vea disfrutando en esa casa como si viviera ahí.

Una mesa puesta hace más agradable el comedor, lo que representa momentos familiares alrededor de ella. Una temperatura agradable hará cualquier espacio más acogedor.  Tendremos que guardar las fotos personales y objetos más íntimos para que el comprador se sienta como en casa y no tenga la sensación de estar invadiendo el espacio de otras personas o ser un intruso.

Olor

Un factor que se percibe nada más entrar en una vivienda es su olor. Todos asociamos olores a espacios en concreto, que no sabríamos explicar del todo bien pero que caracterizan ese lugar.

Aportar un buen olor será algo imprescindible para trasladar al posible comprador que se encuentra en un lugar agradable. La vivienda a la venta debe estar bien ventilada antes de cada visita.

Especial cuidado, ojo, atención, a las viviendas en las que conviven mascotas. Para cualquier persona un olor fuerte como el que desprenden perros o gatos puede acabar con la posibilidad de vender la casa para las personas que no estén acostumbradas a convivir con mascotas y su olor.

Además de ambientar la casa con ambientador y fragancias, aromas naturales como el café u hornear un bizcocho desprenden ese aroma a hogar que buscamos trasladar a los posibles compradores.

Enseñar para vender. Somos un equipo.

Mientras nosotros nos dedicamos a realizar acciones de marketing y conseguir atraer el máximo número de potenciales clientes para visitar tu propiedad inmobiliaria, tu trabajo será mantener tu casa en las condiciones perfectas para su venta. Compartimos el mismo objetivo: Vender tu casa. Y para ello debemos trabajar unidos.

Inmobiliaria Alicante | Agencia Inmobiliaria en Alicante Capital.