C. Valenciana, a la cabeza en la venta de viviendas al contado.

A la hora de comprar viviendas, las diferentes agencias inmobiliarias en Alicante confirman la tendencia de que una parte importante de las ventas se producen al contado. Según estadísticas del Consejo General del Notariado, más de la mitad de compra venta de casas en el año 2016 se pagaron en efectivo. La Comunidad Valenciana, a la cabeza junto a las regiones mediterráneas y las Islas Canarias.

La venta de viviendas en Alicante ha sufrido grandes cambios tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Una de las modificaciones a la hora de comprar casa ha sido el cambio de tendencia a la hora de pagar la nueva vivienda. En el año 2007 más del 60% de las personas que iban a comprar una vivienda lo hacían mediante una hipoteca, cifra que ha descendido hasta el 45% del total de compraventas inmobiliarias hasta el tercer trimestre del año 2016.

Desde los últimos años, comprar una vivienda pagando al contado es la principal forma de adquirir una nueva casa frente al préstamo hipotecario. Por comunidades autónomas, la Comunidad Valenciana se presenta como la región donde más personas optan por comprar una vivienda de esta manera, con un 68,9% de las operaciones. Tras la venta de viviendas en la Comunidad Valenciana encontramos las regiones de Canarias, Catalula y Murcia, con un 64,7%, un 60,6% y un 60,4%, respectivamente de venta de viviendas a tocateja.

De la hipoteca para comprar una vivienda hasta el pago al contado: evolución desde 2007.

La forma de comprar viviendas en Alicante y en todo el país ha cambiado desde que los notarios comenzaron a recoger estadísticas de la compra venta de viviendas. El 2007, año en el que se registraron más de 853.000 transacciones inmobiliarias, supuso el punto más alto. De ellas, el 60,9% (519.720) se realizó mediante una hipoteca, mientras el resto (unas 333.840) optaron por pagar al contado para comprar los inmuebles.

Desde los años 2008 a 2010, las hipotecas fueron la opción preferida para comprar una vivienda, pero siempre con datos en descenso. Las compraventas con préstamos hipotecarios iban perdiendo importancia frente a la opción de comprar casa a tocateja.

Desde 2011, el pago al contado se convirtió en la manera principal de comprar una vivienda, aunque nunca ha superado las cifras absolutas de 2007. La mayor diferencia porcentual se registró en 2013, cuando las operaciones a tocateja supusieron el 69,5% del total de operaciones (209.216 pagos al contado frente a menos de 96.330 financiadas con hipoteca, solo el 31,5%). Desde 2013, la comparativa entre comprar vivienda mediante hipoteca vs comprar a tocateja se está volviendo a igualar hasta alcanzar una proporción 45 -55% hasta el tercer trimestre de 2006, la más igualada desde 2011. La venta de viviendas con hipoteca ha recuperado 13,7 puntos porcentuales desde mínimos.