El éxito como inversor inmobiliario es un proceso que todos podemos alcanzar, en el momento en el que estemos convencidos de darlo todo por conseguir nuestro objetivo. Esta entrada trata sobre cómo encontrar ese éxito, independientemente de tu pasado o tu presente.

Aunque la inversión inmobiliaria implica una serie de pasos y características, existen cinco piezas fundamentales e imprescindibles si quieres conseguir tus objetivos a largo plazo como inversor inmobiliario. Domínalas y podrás alcanzar el éxito en el campo de las inversiones inmobiliarias, lo que quiera que eso signifique en función de tus objetivos personales.

 

  1. La inversión inmobiliaria requiere un pensamiento adecuado.

El primer paso y quizás el más importante para convertirse en un gran inversor inmobiliario consiste en tener la mentalidad adecuada hacia la inversión inmobiliaria. No es una acción externa que necesites realizar, sino un estado de ánimo interno favorable que debes crear.

El primero de los pensamientos que  debemos cambiar es el de “quiero hacer esto” por el de “Estoy haciendo esto”.  Decirte a ti mismo “Voy a conseguir esto” en vez de “Puedo hacer esto”. Tu mente se enfoca diciendo “No voy a rendirme” en vez de “espero conseguirlo”.

Un momento ilustrativo de este proceso puede suceder a la hora de hacer ejercicio en un deseo común: conseguir un abdomen marcado. Yo quiero tener un abdomen marcado, y puedo tener un abdomen marcado, y espero conseguirlo, pero simplemente no voy a conseguirlo con esa actitud.

Sé incluso, siguiendo con el ejemplo, cómo  puede ser el proceso para conseguirlo: qué ejercicios realizar, qué tipo de comida comer y que estilo de vida necesito llevar. Y aun así no tengo un abdomen marcado. ¿Por qué, si sé todo lo necesario para conseguirlo? Porque no estoy comprometido a conseguirlo. No he mantenido la actitud necesaria: “Voy a conseguir mis abdominales, estoy consiguiéndolo cada día, y no me rendiré”. Dentro de uno mismo alcanzamos el compromiso necesario con y pasamos a la acción. Y mientras no alcancemos todo ello, el conseguir mis abdominales es simplemente un deseo, un sueño.

¿Te resulta familiar? Para cualquier objetivo personal (desde lo más grane al más pequeño necesitamos alcanzar ese estado de ánimo de compromiso. Necesitas, para tener éxito con las inversiones inmobiliarias, estar comprometido al 100% contigo mismo de que lo conseguirás, a pesar de los altibajos del proceso.

Si estás totalmente convencido, veamos un par de detalles para avanzar en la dirección correcta:

a. Escribe tus objetivos y léelos periódicamente.

En cualquier ámbito de la vida, tener claros los objetivos a largo plazo nos impulsará a dar los pasos necesarios para conseguirlo y nos recordará por qué estamos haciendo todo este esfuerzo. Revisa tus objetivos cada día o cada semana. En uno de los mejores libros sobre el tema de los objetivos personales: The 10X Rule: The only difference between succes and failure, su autor recomienda que, cualquiera que sea nuestro objetivo, lo multipliquemos por 10, y modifica tu plan de acción y tu estado de ánimo para y pasa a la acción para conseguir esa nueva meta.

Por ejemplo, uno de nuestros objetivos puede ser conseguir 1.000 euros de flujo de efectivo cada mes gracias a nuestras propiedades inmobiliarias. Podríamos conseguir un local comercial, un par de pisos o apartamentos, etc. Es algo en principio alcanzable (que no fácil). Sin embargo, aplicando esta regla y multiplicando por 10 nuestros objetivos, nuestra mentalidad es muy diferente. Ya no piensa en términos de un piso o un local comercial, sino que se enfoca en bloques de edificios o espacios comerciales múltiples, por ejemplo. Pensando en grande. Cualquiera cosa que podamos pensar y creer en ella, podremos conseguirla Tu mente trabajará automáticamente para realizar el proceso y alcanzar tu objetivo. Aumenta tu objetivo, piensa diferente y lucha por  alcanzarlo.

b. Eres las personas que te rodean.

Es posible que hayas oído la siguiente frase, eres el promedio de las cinco personas con las que pasas tu tiempo.

Piensa en las cinco personas con quien pasas la mayoría de tu día, es probable que tengas muchos parecidos con ellas, simplemente por una palabra: homeostasis.

La homeostasis es un término químico que se utiliza principalmente para indicar que las cosas tienden a mantenerse constantes y estables. El cuerpo humano, por ejemplo, es un sistema biológico homeostático que permanece dentro de una temperatura y parámetros prácticamente constantes.

Del mismo modo, tu vida social es un sistema homeostático en el que deseas mantener un cierto nivel que el resto de personas que te rodean, normalmente a nivel subconsciente. Las personas tienden a rodearse de otros con los mismos niveles de cualquier ámbito en el que se encuentren a gusto. Si pasas la mayoría de tu tiempo con cinco amigos aficionados a las salidas nocturnas y al alcohol, seguramente acabes pareciéndote mucho a ellos. Si por el contrario te rodeas de personas emprendedoras o que han tenido éxito como tales, tu tendencia será la de alcanzar su mismo nivel de manera natural.

No estamos por supuesto aconsejando que cambies tus amistades. De hecho, el nivel de éxito (lo que quiera que eso signifique) o económico no es lo más importante en la vida, sino que se puede aplicar a tener un carácter parecido, pasiones comunes, o simplemente compartir un tiempo agradable en compañía. Tampoco se trata de buscar rodearse de personas de éxito y sacar provecho de su situación. Simplemente es necesario ser consciente de las personas de las que te rodeas y del impacto que tendrán en tu vida y en tu punto de vista en muchos aspectos.

Sí recomendamos pasar algo de tiempo o conocer a otros inversores inmobiliarios, por cualquier vía posible. Bien sea mediante foros, en persona, convenciones, ponencias o cualquier otra, ver lo que otros han alcanzado y como lo han hecho te ayudará a conseguir y progresar en tu camino como inversor inmobiliario.

c. Cambia un “no puedo” por un “¿cómo puedo…?”

El cambio de esta perspectiva puede tener un profundo cambio en tu mentalidad. Este cambio en el vocabulario es simple pero profundo. Como explica R. Kiyosaki en su libro Padre Rico, Padre Pobre, responder a cualquier idea, oportunidad o propuesta con un “No puedo” directamente detiene tu cerebro  su creatividad se pierde. Cambiar la perspectiva hacia un “¿Cómo puedo…?” inmediatamente pone a tu cerebro a pensar en soluciones y en cómo conseguir tu objetivo.

  • No puedo comprar esa propiedad pasa a ser: ¿Cómo podría comprar esa propiedad?
  • No puedo encontrar buenas oportunidades pasaría a ser: ¿Cómo puedo encontrar buenas oportunidades de inversión?
  • No encuentro un buen socio por: ¿Cómo podría encontrar un buen socio?

En estas situaciones, pasas a tener un puzzle que resolver para encontrar soluciones en lo que antes era un muro infranqueable. Tu cerebro aprende a crear, a pensar en soluciones creativas y, con el tiempo, a no dar nada por imposible.

  1. Aprende de las fuentes adecuadas.

Una vez que hemos cambiado nuestra mentalidad y estamos comprometidos en crear oportunidades de inversión inmobiliaria, es tiempo de pasar a la acción. Pero antes de lanzarnos a comprar nuestra primera propiedad inmobiliaria hay que tener la educación adecuada sobre la inversión inmobiliaria y aprender de las fuentes adecuadas.

  • ¿Qué debería aprender sobre inversiones inmobiliarias?

Es fácil verse sobrepasado cuando nos interesamos en el mundo de la inversión inmobiliaria. Existen literalmente cientos de caminos diferentes para generar riqueza en cualquier ámbito del sector inmobiliario, y mucha gente nunca se decide por uno de ellos y ni siquiera da el primer paso.  Puede que hayas oído el término “parálisis por análisis”, que se refiere al hecho de pasar mucho tiempo aprendiendo y analizando pero sin comenzar nunca, sin pasar a la acción.

Cuando comienzas a aprender desde cero sobre el sector inmobiliario o sobre inversiones inmobiliarias es importante conocer una noción básica de muchas cosas. Sin embargo, mientras progresas en tu educación, será necesario enfocar las estrategias inmobiliarias más apropiadas para ti, tus capacidades y tu forma de ser.  Reformar casas rústicas puede ser divertido, así como la compra venta de viviendas en la costa, pero si estás convencido en ser un inversor inmobiliario basado en el alquiler de pisos en  Alicante ciudad, no malgastes tu energía pensando demasiado en otras vías. Cada regla tiene su excepción, por supuesto, pero no te dejes llevar por el estilo de inversión de moda este año. En su lugar, cuando escuches sobre una de esas vías con las que alguien ha triunfado, intenta analizar qué puedes incorporar a tu propia estrategia y al camino que has elegido como inversor inmobiliario.

El estar leyendo estos artículos sobe inversiones inmobiliarias es un buen indicador de que este puede ser el camino que quieres llevar, lo que es genial. Pero aun así es posible afinar mucho más en qué tipo de propiedades inmobiliarias vas a centrarte para conseguir tus objetivos: ¿Apartamentos vacacionales, locales comerciales, edificios de oficinas, pisos residenciales…? Las opciones son infinitas y las veremos más adelante, pero mantente enfocado en tu camino mientras avanzas en el mundo de las inversiones inmobiliarias.

  • Estudiando la información correcta.

Entonces, ¿cómo aprendo a ser inversor inmobiliario? ¿Dónde encuentro la mejor estrategia? Veamos una serie de métodos que podemos utilizar para aprender sobre cualquier área dentro del mundo inmobiliario.

Libros.

Una de las mejores opciones para aprender en cualquier ámbito. Existen multitud de libros sobre inversiones inmobiliarias o disciplinas que pueden sernos útiles para ello. En muchos casos no nos costará absolutamente nada acudiendo a la biblioteca más cercana.

Los libros tienen la capacidad de cambiar tu modo de pensar, de adquirir el conocimiento de su autor. Solo un consejo: si estás comenzando, lee tanto como sea posible, pero tras un tiempo necesitarás parar de leer y comenzar a hacer. Aprenderás muchísimo si lees 20 libros en un mes sobre inversiones inmobiliarias, pero si no aplicas lo que has aprendido pierden su propósito.  Mejor sería leer 5 libros en un año y pasar a la acción con lo que te han aportado.  Así que aplica lo que vayas aprendiendo y coge estas valiosas lecciones y ponlas en práctica.

Blogs.

Hoy día, los blogs están en todas partes, sobre cualquier tema imaginable. En internet podrás encontrar cientos, sino miles de blogs y artículos sobre inversión inmobiliaria o cualquier tema relacionado con cualquier aspecto, estrategia o nicho dentro de la misma y, desde luego, de manera totalmente accesible y gratuita

Foros.

Tanto los libros como los blogs son fuentes de información muy valiosas, pero ambas se mueven únicamente en una dirección. Tener una conversación con otros lectores puede ser difícil, si no prácticamente imposible. Es por ello que recomiendo implicarse en algún tipo de foro online sobre inversiones inmobiliarias.

De esta manera cualquier persona interesada puede comenzar una conversación sobre un tema en concreto, y cualquiera dentro de la comunidad puede leer y contestar, adquiriendo y compartiendo información y conocimientos. Como inversor inmobiliario existirán situaciones que ningún libro o blog tratarán y, para ello, ser capaz de preguntar en un foro sobre ello es una gran opción. Y en la mayoría de casos también son gratuitos.

Y no son sólo una buena manera de preguntar cualquier cosa, también son fantásticos para conectar con otras personas. Cuando participas en un foro y entablas una conversación, conectas con otras personas. Puedes establecer relaciones con otras personas realmente interesadas o implicadas en inversiones inmobiliarias y buscar potenciales prestamistas, socios, o personas con las que colaborar de cualquier modo.

Youtube.

Youtube es algo más que música y vídeos de gatitos graciosos. Cuenta con millones de vídeos con un gran valor para la educación en la materia de la inversión inmobiliaria. Y no sólo vídeos sobre inversión inmobiliaria como tal, sino también sobre gestión de empresas, contabilidad, motivación, reparaciones y prácticamente cualquier conocimiento que necesites para convertirte en un buen inversor inmobiliario.

¿Coaching Inmobiliario?

Por último, existen programas de coaching o entrenamiento inmobiliario anunciados en internet u otros medios. Un buen número de gurús de la inversión inmobiliario proclaman que tienen los secretos y la capacidad de enseñarte como amasar una fortuna.

El problema, en mi opinión, es que no es necesario acudir a caros y prestigiosos cursos o seminarios para tener éxito en la inversión inmobiliaria. La información que se puede adquirir en esos programas está disponible mediante otras fuentes con un coste mucho menor o prácticamente gratis.

Como en otras áreas, un buen coach, o mentor, o grupo de personas con los que compartir inquietudes sobre la inversión inmobiliaria podrá ayudar a seguir avanzando en el mundo de la inversión inmobiliaria. A quien más puede beneficiar este tipo de entrenamiento o seguimiento es a aquellos que han conseguido dar ciertos pasos como inversores inmobiliarios, han aprendido de manera autónoma, han pasado a la acción y han trabajado duro para conseguir un cierto nivel de progreso.

Por resumir, el coaching inmobiliario puede ser beneficioso para ciertas personas, pero probablemente no para nuevos inversores inmobiliarios. Existen vías de obtener los mismos conocimientos, educación, recursos o motivación evitando caros cursos sobre inversión inmobiliaria.

En este punto hemos visto la necesidad de mantener un estado mental adecuado sobre la inversión inmobiliaria y la manera de estudiar los temas necesarios. El siguiente punto para tener éxito en la inversión inmobiliaria consiste en trazar el plan adecuado.

  1. El Plan Adecuado.

“- ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?
– Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar.
– No me importa mucho el sitio, respondió Alicia.
– Entonces, tampoco importa mucho el camino que tomes.”

¿Sabes dónde quieres ir?

Como inversor inmobiliario, ¿sabes qué quieres conseguir?  ¿Sabes cuándo quieres vivir únicamente de tus inversiones inmobiliarias? ¿Sabes qué pasos debes seguir para ello? ¿Sabes qué tipo de propiedades inmobiliarias vas a comprar? ¿Cuándo las vas a comprar? ¿Qué necesitas para dar el siguiente paso? ¿O cuál es el siguiente paso?

Es posible conocer las respuestas a cada una de estas preguntas teniendo un plan. La tercera clave para tener éxito en la inversión inmobiliaria es crear el plan adecuado. En las siguientes páginas veremos una serie de planes posibles pero antes, es necesario conocer brevemente la teoría sobre tu plan como inversor inmobiliario.

Tu plan no es un plan de negocios.

¿Cómo que no?

Para aquellos que trabajen en empresas o instituciones habituados a ver este tipo de documentos, es necesaria una gran distinción: Tu plan de inversión inmobiliaria no es un plan de negocios. No consiste en un documento de cientos de páginas que deberás presentar a tu banco. No es un documento formal repleto de fórmulas y situaciones sobre la tendencia económica o las posibles acciones a desarrollar.

Estamos hablando sobre tu estrategia para conseguir tus objetivos personales mediante la inversión inmobiliaria, bien sea conseguir vivir de ello, unos ingresos extra de cara a la jubilación o una empresa dedicada a ello dentro del sector inmobiliario.  Tu banquero no conocerá tu plan, y no necesitas darle un toque profesional y complejo. Posiblemente las únicas personas con las que lo compartirás serán tu pareja, familiares o amigos que tu desees, o compañeros en el camino de la inversión inmobiliaria.  Por supuesto que si sabes puedes desarrollar un plan de negocios al uso si quieres, pero mi objetivo es que pienses sobre tus objetivos, los pasos para alcanzarlos y lo escribas en un folio antes de seguir adelante.

Escribí mi primer plan años atrás, en un folio, a lápiz, para después trasladarlo a un Excel que todavía releo de vez en cuando. Y a pesar de que no lo he seguido exactamente (los planes evolucionan) la base es la misma a pesar de los años.

De nuevo, el tipo de plan al que me refiero debe contener tu visión de dónde quieres ir y cuáles son los pasos y las acciones que te van a llevar hasta tu objetivo:

  • ¿Cuál es mi objetivo como inversor inmobiliario? ¿En qué punto me encuentro?
  • ¿Qué tipo de estrategias voy a seguir?
  • ¿Qué no haré bajo ningún concepto? (ej: adquirir locales comerciales, pisos subastados, etc.)
  • ¿Qué tipo de propiedades inmobiliarias quiero comprar? ¿Por qué?
  • ¿Cada cuánto tiempo planea adquirir un nuevo inmueble?
  • ¿Cómo voy a financiarlo? ¿Cuál va a ser mi fuente de dinero?

Estas cuestiones forman parte de tu plan, por lo que debes saber la respuesta para poder avanzar. Puede que no sepas la respuesta exacta todavía, y no pasa absolutamente nada, pero asegúrate que más pronto que tarde tienes claras cada una de las respuestas.

Tu Plan puede Cambiar.

Y de hecho, cambiará. Tu plan de inversión inmobiliaria no está escrito en piedra, sino que fluye y puede modificarse con el tiempo. El propósito de tener un plan no es seguir cada detalle del mismo como inversor inmobiliario, sino tener un mapa que marque el camino a seguir. Tu plan puede comenzar con la idea de adquirir pequeñas propiedades inmobiliarias como apartamentos vacacionales o locales comerciales para años más tarde ampliar a hoteles o centros comerciales, o cualquier otra de las miles de posibilidades. El objetivo de crear un plan es pensar, aprender y crear las estrategias adecuadas pues, después de todo, si no sabes dónde vas no importa demasiado el camino que tomes. Pero tú debes saber dónde te diriges y tienes un futuro para prepararte y conseguirlo.

¿Cómo empiezo a crear mi plan de inversión inmobiliaria?

Comienza tu plan con un objetivo en mente. Puede parecer obvio, pero mucha gente adquiere una propiedad inmobiliaria como inversión sin ni siquiera saber si esa en particular forma parte de su plan o debería incluirse, o sin tener ningún plan en absoluto. Todo viaje comienza con un destino en mente, y lo mismo debe suceder con tu plan como inversor inmobiliario.

Esto nos devuelve a la idea de fijar nuestros objetivos que hemos visto anteriormente. ¿Por qué la inversión inmobiliaria? ¿Qué quieres conseguir a largo plazo? ¿Dónde te ves dentro de cinco, diez o veinte años?

Existen tantos objetivos como personas dedicadas a la inversión inmobiliaria, y cada una de ellas está trabajando en un plan para alcanzarlos. Tómate el tiempo que sea necesario y piensa dónde quieres estar a nivel financiero. Sé específico. ¿Cuándo quieres alcanzar cada uno de tus objetivos? Sé específico.

Ahora que has pensado tus objetivos como inversor inmobiliario, has dado el primer paso para construir tu plan. Las metas son imprescindibles, pero sin un plan son solo sueños. Necesitamos profundizar para trazarlo, pero primero necesitamos preguntarnos una simple pregunta: ¿Por qué?

¿Cuál es tu por qué?

Pensemos ahora incluso por encima de nuestros objetivos. Nuestras metas son imprescindibles, pero pueden fallar en un tiempo y son fáciles de cambiar en los momentos de mayo dificultad. Puedes fijarte el objetivo de perder 10 kilos antes de verano, pero tras un par de semanas de dieta perdemos la motivación y helados y dulces vuelven a nosotros.

¿Por qué sucede esto? Porque estabas pensando en la meta, no en el por qué. ¿Por qué quieres conseguir el objetivo que acabas de fijar? ¿Cuál es el propósito de conseguirlo? Aumentar tu riqueza es genial, pero al fin y al cabo, adquirir activos simplemente por adquirirlos puede carecer de sentido. Debe haber mejores razones por la que quieres comenzar en la inversión inmobiliaria. Tómate unos segundos para pensar tu gran motivo, tu por qué. ¿Cuál es la principal razón para buscar aumentar tu riqueza, generar un flujo de dinero o cualquier otro de los objetivos que has marcado?

  • ¿Pasar más tiempo con tus hijos, nietos o familia?
  • ¿Viajar alrededor del mundo y vivir experiencias únicas?
  • ¿Ayudar a tu familia a vivir sin preocupaciones?
  • ¿Dejar el trabajo que mantienes y que odias?
  • ¿Asegurarte la tranquilidad de tus hijos, incluso cuando faltes?
  • ¿Levantarte cada mañana y hacer lo que de verdad quieres, y no lo que otros quieren que hagas?

Cualquiera que sea tu gran razón, conocer el por qué te ayudará a alcanzar tus metas. Cuando las cosas se vuelven difíciles es fácil tirar la toalla y buscar excusas. Pero si tu objetivo no es construir una cantidad de dinero sino poder acudir a todos los partidos y eventos de tus hijos, de repente cualquier desafío resulta más fácil de afrontar. Así que tómate unos segundos y descubre las razones más profundas para conseguir riqueza mediante la inversión inmobiliaria.

Y una vez hecho esto, veamos las herramientas disponibles para conseguirlo.

¿Qué tipo de propiedades inmobiliarias debería comprar?

¿Estás pensando en comprar un piso en el centro de la ciudad? ¿Apartamentos vacacionales cerca de la costa? ¿Pisos de estudiantes? ¿Locales Comerciales? ¿Quizá todos ellos, o ninguno de estos?

Más adelante veremos las diferentes propiedades inmobiliarias que podemos comprar, por lo que recomendamos seguir leyendo antes de terminar por completo tu plan.

¿Cada cuánto tiempo pretendo comprar una propiedad inmobiliaria?

¿Planeas adquirir un piso o local comercial cada año? ¿Cada dos quizás? ¿Cada diez? ¿O quizá dentro de unos años?

El objetivo de tu plan es ayudarte a ver el futuro que podrías conseguir en base a una serie de acciones, así que experimenta con las opciones tanto como sea posible. ¿Qué pasaría si compras una vivienda el primer año, dos el segundo, tres el tercero y así sucesivamente? ¿Y si adquieres un pequeño edificio cada cinco años? De nuevo, veremos diversas opciones y posibilidades más adelante en cuanto a la frecuencia de compra.

¿Cómo voy a financiar mis inversiones inmobiliarias?

Después de todo, saber cómo vamos a financiar las oportunidades de inversión inmobiliaria que encontremos es una gran idea. ¿Vas a dedicar parte de tus ingresos para dedicarlos a la inversión inmobiliaria? ¿O vas a tener que ser más creativo para ello? Esta parte puede ser una de las más complicadas del plan para mucha gente, especialmente si no conocemos las técnicas de financiación con las que contamos. En cualquier caso, las veremos más adelante.

¿Cómo debe ser (más o menos) tu plan de inversión inmobiliaria?

En mi caso, mi primer plan lo escribí en un par de folios a reutilizar. Simplemente para ordenar mis ideas  y objetivos. Puedes hacer lo propio en papel, escribirlo en el ordenador o dibujarlo en una pared, el caso es escribirlo y poner a trabajar tu mente. Personalmente prefiero papel y lápiz, ya que permite seguir creando, borrando y modificando cosas hasta que todo encaje, aparentemente.

En la parte superior escribe en letras grandes “Hoy” y en la parte inferior “Objetivos”. El espacio intermedio debe contener tu plan de inversión inmobiliaria. Más adelante veremos ejemplos de planes que pueden servirte como guía o inspiración, pero antes debemos ver las dos piezas imprescindibles para el éxito como inversor inmobiliario.

  1. Adquirir los Activos Inmobiliarios adecuados.

El siguiente paso para tener éxito como inversor inmobiliario es conseguir los activos inmobiliarios adecuados y analizar cuidadosamente los pasivos. De manera sencilla, el pasivo es un elemento que saca dinero de nuestro bolsillo, por lo que reducirá nuestra riqueza a largo plazo, mientras que los activos colocan dinero en nuestro bolsillo y nos permitirán aumentarla. Cabe decir que no es una definición técnica contable, pero como ida general es mucho más útil si no contamos con conocimientos avanzados de contabilidad.

Dentro del bloque de nuestros pasivos incluiríamos aquellos elementos que nos cuestan dinero cada mes, como el préstamo del coche, la hipoteca o el alquiler de nuestra vivienda, otro tipo de préstamos que debamos afrontar o las propias facturas que pagamos periódicamente.   Por el contrario, los activos nos permiten aumentar nuestra riqueza colocando dinero en nuestro bolsillo, como pueden ser las inversiones inmobiliarias, un negocio, acciones u otras inversiones. Por lo tanto, si lo que buscas es aumentar tu riqueza, lo que debes hacer es hacer crecer tu columna del activo y disminuir tus pasivos.

Por supuesto, creemos que uno de los mejores activos que se pueden adquirir para ello son propiedades inmobiliarias, aunque no cualquier inmueble es el activo adecuado. Puedes no tener éxito adquiriendo buenos activos, o puedes adquirir activos que no son la mejor opción y avanzar. Simplemente porque parezca una buena oportunidad no significa que debas comprarla. La propiedad inmobiliaria adecuada para ti debe encajar con tu plan, tu presupuesto y tus posibilidades de gestión.

Vamos a ver durante toda esta serie de artículos como encontrar y adquirir los activos que se adecúe a tu plan de inversión inmobiliaria. De momento pasemos a otro concepto imprescindible: gestionar los números correctamente.

  1. Gestionas los parámetros adecuados.

Todos los pasos hasta este punto pierden sentido si no puedes gestionar (o delegar la gestión) de las propiedades inmobiliarias que adquieras. La inversión en activos inmobiliarios difiere de otro tipo de inversiones porque deben ser mantenidos o gestionados continuamente. Al contrario que con acciones, depósitos o letras del tesoro, opciones en las que puedes colocar tu dinero y olvidarte durante años, las propiedades inmobiliarias en alquiler necesitan una gestión (o supervisión) habitual.

La gestión de los parámetros o indicadores adecuados indica exactamente lo que el inversor debe hacer. Un parámetro o indicador nos sirve para medir o evaluar cómo lo estamos haciendo. Con respecto a nuestras inversiones inmobiliarias, el rendimiento que obtenemos de ellas. ¿Cuál fue el flujo de efectivo de los últimos doce meses? ¿Qué tipo de gastos hemos tenido este año? ¿Qué incremento de valor puede tener la propiedad con respecto a cinco años atrás?  ¿Cuál es la rentabilidad obtenida en el último año? Estos y muchos otros parámetros nos dirán dónde nos encontramos y qué medidas podemos tomar para seguir mejorando y avanzando.

Mucho más adelante veremos específicamente la gestión propia de las propiedades inmobiliarias en cartera, incluyendo la gestión física (inquilinos, reparaciones, etc.) y la gestión del negocio (contabilidad e impuestos principalmente). Ambos son imprescindibles para el éxito como inversor inmobiliario.

Conclusión.

¿Estás convencido de tu éxito?

¿Has cambiado tu manera de pensar, concentrándote en “cómo puedo…” en vez de “no puedo…”? ¿Estás dispuesto a invertir el tiempo y esfuerzo en aprender lo necesario sobre la inversión inmobiliaria y construir una base de conocimientos para triunfar? ¿Has planificado tu futuro, fijado objetivos y vas a trabajar para conseguirlos? ¿Estás dispuesto a buscar las mejores oportunidades inmobiliarias, medir tus resultados y aumentar tu riqueza en los próximos años?

Espero que sí. Y si así es, veamos unos cuantos ejemplos reales de planes de inversión inmobiliaria que puedes adoptar para ti mismo.