comprar-casa-alicante-playa

Comprar una vivienda en Alicante para su uso como segunda residencia es una opción común entre muchas familias. Tener una segunda residencia fuera del ajetreo de la ciudad nos sirve para desconectar y cambiar de aires, y muchas familias se plantean si es un buen momento para adquirir este tipo de viviendas. De hecho, según datos del Banco Central Europeo los ciudadanos de nuestro país son los europeos que más casas de vacaciones mantienen.

Como en la compra de viviendas de cualquier tipo existen una serie de gastos tanto fijos como variables que debemos afrontar para poder acceder a este tipo de viviendas. En primer lugar, comprar una segunda residencia en la playa o la montaña supondrá un desembolso económico importante y recurrir en muchos casos a un préstamo hipotecario. En el caso de que necesitemos solicitar una hipoteca para comprar una vivienda como segunda residencia el importe máximo que podremos obtener en la mayoría de entidades financieras se sitúa en el 60% del valor de compra o de tasación, el mínimo de estos valores.

Una segunda residencia cuesta hoy mucho menos que antes de la crisis. La venta de viviendas en Alicante provincia cuenta con zonas donde las caídas de precio superan el 50 o 60%, sobre todo debido al descenso de demanda en este tipo de viviendas. Ante la situación de crisis económica el desprenderse de la segunda residencia ha sido una opción para poder hacer frente a otros gastos más necesarios, por lo que los precios han caído con mayor fuerza en comparación por ejemplo con la venta de pisos en Alicante utilizados como vivienda habitual. Este hecho indica que para poder comprar y mantener una vivienda como segunda residencia debemos partir de una situación económica desahogada.

Gastos por la compra venta de viviendas en Alicante.

La compra de viviendas de segunda residencia está sujeta a una serie de gastos e impuestos que podemos consultar en el siguiente artículo: ‘Al comprar casa en Alicante, ¿qué impuestos debo pagar?’. Veamos por encima qué debemos pagar a la hora de la compra.

Si la vivienda es de segunda mano su compra está sujeta al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales, en Alicante fijado en el 10% (Impuesto Autonómico). Por su parte, si es una vivienda nueva estará sujeta al IVA o Impuesto sobre el Valor Añadido, fijado también en un 10%.  A estos impuestos debemos añadir los gastos propios de la compra como notaría, registro de la propiedad, gestoría, etc. Hasta aquí todo es muy similar a la compra de viviendas de cualquier tipo.

Sin embargo este tipo de viviendas mantiene un factor diferenciador, y es que estará libre buena parte del año.  Según un informe de la OCU el mantenimiento de una segunda residencia en Alicante y en la costa española cuesta de media unos 1.800 euros anuales, siendo los gastos de la comunidad de propietarios una de las partes más importantes.

Gastos fijos al comprar una vivienda de segunda residencia.

Antes de lanzarnos a comprar una vivienda debemos considerar los gastos que tendremos por su mantenimiento y acondicionamiento. En primer lugar y como hemos mencionado la cuota de la comunidad de vecinos es uno de los gastos más importantes. El mantenimiento de la piscina y los jardines si nos encontramos en una urbanización, o las derramas por cualquier gasto necesario pueden suponer un desembolso importante. Si por el contrario nuestra casa se encuentra en el campo o en la montaña nos ahorraremos este coste, pero no desaparece el necesario mantenimiento de la casa y la parcela.

Otros gastos asociados a la vivienda serán las contrataciones de luz y agua junto con el consumo realizado, así como el seguro de la casa. En cuanto a los gastos a pagar por su propiedad debemos hacer frente al Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) y a la Tasa de recogida de basuras. Por último cabe destacar el pago mensual de las cuotas hipotecarias en el caso de que hayamos financiado la compra de la vivienda.

Imputación de Rentas: El gran desconocido en la compra de viviendas de segunda residencia.

Las segundas residencias deben tributar en el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas (IRPF), en el apartado denominado imputación de renta inmobiliaria. El valor a declarar supone el 2% del valor catastral del inmueble (o 1,1% si hubiese si el valor catastral hubiese sido revisado tras el uno de enero de 1994).  Este impuesto se debe declarar siempre y cuando no se encuentre en alquiler, en cuyo caso debería tributar como rendimiento del capital inmobiliario, o se esté utilizando como residencia habitual.

Si estamos pensando en comprar una vivienda en Alicante como segunda residencia debemos valorar todos los gastos y la situación económica de nuestra familia y nuestros objetivos para tomar una decisión tan importante. Si desea que le asesoremos sobre la situación inmobiliaria de Alicante o está buscando comprar una vivienda en Alicante cuente con los mejores profesionales para asesorarle. Si quieres continuar leyendo las últimas noticias y los mejores artículos sobre el sector inmobiliario sigue navegando por el Blog de Inmobiliaria Alicante.

Inmobiliaria Alicante | Agencia Inmobiliaria en Alicante Capital.